21 jul. 2010

HOMENAJE A FRANCISCO JAVIER GALÁN SORALUCE · PIONERO II QUEDADA SOLAR


 Nació en Pamplona en 1942. Estudió Ingeniería de Caminos en la Escuela de Madrid, perteneciendo a la promoción de 1966. Era un excelente alumno, que se sentía atraído, además, por la Física en cuya Facultad, finalmente, no se llegó a matricular. De 1968 a 1991 trabajó en el abastecimiento de agua de Pamplona, actualmente Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, participando en la elaboración de diversa normativa de proyectos de abastecimiento y saneamiento, redactando proyectos y dirigiendo obras de tuberías, colectores, depósitos así como las plantas de tratamiento de agua potable y depuración de residuales y el Centro de Residuos Urbanos de la Comarca de Pamplona. Compaginando con el trabajo en la Mancomunidad, en el periodo 1975 a 1980, fue Jefe de los Servicios Técnicos del Ayuntamiento de Pamplona, participando en los planes y actuaciones urbanísticas de la ciudad y de la Comarca. De 1990 a 1992 trabajó en la dirección de obra de diversos polígonos industriales y residenciales. A partir de 1992 trabaja en temas energéticos en la empresa EHN proyectando las obras civiles y participando en la construcción de centrales hidroeléctricas, parques eólicos, plantas solares, de biomasa, de biocombustibles etc. llevando también la explotación de la presa de Irabia. Ha recibido, en 2007, la Medalla al mérito profesional del Colegio de Ingenieros de Caminos. Es autor del libro “La energía de los fluidos” Editorial Esteyco. Año 2007.

Tal y como lo describe su colega y amigo Javier Rui-Wamba: “Francisco Galán Soraluce, navarro de pura cepa, de menguada corpulencia, nariz apuntada, cabeza despoblada de cabellos, y con frecuencia protegida con una boina vasca, sienes y cuello revestidos de plata, recuerda a uno de esos entrañables personajes dibujados por la mejor pluma de Baroja. Francisco es el paradigma de la austeridad gastronómica. Es el único defecto que yo le conozco. Pero, a pesar de su ignorancia en estas cuestiones esenciales, no era ni es fácil darle gato por liebre. Le caracteriza su finísimo sentido del humor, su “socarronería”, manifestación de su inteligencia y de su bondad. Francisco es un hombre, “en el buen sentido de la palabra” bueno”.

Francisco ha colaborado en obras esenciales para Navarra como embalses, canales, redes de saneamiento y depuración y muchas otras, y ha tenido que pagar por ello un precio que a muchos, menos tenaces que él, les hubiese llevado a abandonar. Él no lo hizo. Y sacó adelante, por ejemplo, con mínimo apoyo institucional, el detestado por algunos trogloditas, vertedero controlado de Góngora, hoy considerado un equipamiento ejemplar.

Francisco Galán Soraluce, el ingeniero navarro de caminos más sostenible de la historia de España.
Hacemos aquí un homenaje a un sabio nada distraído, austero, de secano en materia de premios que, cuanto antes, se merece el Premio Príncipe de Viana. Nuestro premio es un reconocimiento a un gran ciudadano navarro, menos mediático que San Francisco Javier, Induráin, Moneo o Manterola pero tan grande como ellos. Galán a comienzos del siglo XXI, es el prototipo de cómo serán los Ingenieros de Caminos en el año 2050: alta tecnología y total sostenibilidad medioambiental.
Forma parte de los grandes ingenieros hidráulicos de España, es decir, del valle del Ebro, junto con Lorenzo Pardo, Fernando del los Ríos o René Petit. Javier es un gran ingeniero hidráulico, no solo por el embalse de Eugui sino, sobre todo, por haber conseguido y ejecutado el abastecimiento de aguas a Pamplona y comarca, uno de los mejores del mundo en su tamaño.
Javier Galán ha trabajado en urbanismo y territorio, como lo hicieron otros grandes ingenieros de caminos de la historia española: Ildefonso Cerdá o Arturo Soria. Nuestro premio es consecuencia de sus esfuerzos en ecologizar las obras públicas, en tener en cuenta los elementos medioambientales y de sostenibilidad. Fue clave su labor en la Navarra pionera en tratamiento de residuos sólidos urbanos.
Pasará a la historia como uno de los grandes ingenieros de caminos de la historia de España  que introdujeron a la profesión la calidad ambiental y el respeto a la naturaleza. Tanto como Ramón Fernández Duran, también ingeniero de caminos en Madrid, como Javier Herce en Barcelona, es un pionero en la materia. Es el gran técnico poco mediático, el extremo opuesto al ingeniero de caminos y empresario mediático Florentino Pérez. Para nosotros, su aportación, más importante ha sido en la eólica. Se merece que el mejor molino de España, el del Perdón, lo bauticemos con su nombre ya que es hijo suyo.
Su trabajo con Esteban Morrás en la empresa navarra de capital riesgo de Sodena EHN, fue el arranque definitivo del éxito eólico español, cuarto país en potencia instalada del mundo y primero en potencia eólica instalada por millón de habitantes y mil kilómetros cuadrados.

Francisco Javier Galán, Ingeniero de Caminos, no es militante ecologista pero sí sensible a los planteamientos sostenibles. Trabajando como asesor externo de la empresa pionera en España, EHN, ha plantado numerosos parques eólicos en Navarra y en el resto del país más de 1.000 megavatios. Su artículo del año 2000 en la revista  de Obras Públicas nº 52 es un clásico. El homenaje más serio a la energía eólica hecho por un ingeniero de caminos: que inicialmente era un experto en gestión hidráulica de abastecimiento de aguas a la comarca de Pamplona. Escribió con sabiduría:
“El primer hecho significativo de este nuevo sector eólico energético es que ha sido un descubrimiento. Tanto en el atlas eólico español como en el europeo, en España apenas había, oficialmente, zonas con viento potencialmente interesante.  Pese a esa referencia  tan poco propicia, EHN decidió, en 1991, medir el viento existente en Navarra, y eligió muy bien la situación de los puntos de medición, situándolos en crestas montañosas de toda la Comunidad.
Al cabo de dos años pudimos ver, con gran sorpresa, que había en Navarra un potencial eólico extraordinario, con la posibilidad de instalar más de 2.400MW., que podrían producir el doble de todo el consumo eléctrico previsto para la Comunidad Foral en el año 2010.

Se da incluso el caso paradójico de que el mejor emplazamiento, con una velocidad anual media de unos 9 m/s, dista tan sólo 5 kilómetros, en línea recta, del observatorio del aeropuerto de Noáin, cuya velocidad media anual es de sólo 4,2 m/s. En este emplazamiento, denominado El Perdón, se construyó, entre 1994 y 1996, el primer parque eólico de Navarra, con una potencia de 20 Mw. Y una producción media de 69 Gwh, equivalente a 3.450 horas. El mejor molino de este parque tiene más de 4.000 horas de producción anual y es el de mayor rentabilidad de Europa. El viento de El Perdón tiene más potencial energético que Tarifa.
El ejemplo de Navarra se ha extendido a otras Comunidades y actualmente se considera que existe un potencial eólico aprovechable en España de más de 30.000 Mw. Es decir, que nuestro país es uno de los de mayor potencial eólico de Europa, pese a las previsiones de Atlas Eólico Europeo”.

En los últimos años, este personaje excepcional, conocedor de los secretos de la energía hidroeléctrica, que ha sido y es decisiva en el progreso de nuestro país, se ha interesado por las energías renovables. Y, muy próximo a Esteban Morrás, navarro esencial, pionero en la historia eólica europea, ha contribuido al extraordinario impulso que recibió la energía eólica en Navarra, y a la que ha tenido con posterioridad en un entorno que apuesta por la generación de energías alternativas y eficientes.

En esta segunda solar-quedada, que se celebra en agosto de 2010, en Cortes de Navarra, los aquí reunidos queremos rendir un sencillo, emocionado y sincero homenaje a Paco Galán, por su inestimable aportación al desarrollo de las energías renovables, su integridad y su  laboriosidad. Un ingeniero cercano, comprometido con el bienestar común de sus coetáneos y de las generaciones venideras.

Acto durante la celebración del Foro de Cortes, 18:30 horas, Club del Julbiado
   
Cortes (Navarra) 7 de agosto de 2010

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues vaya apuesta por la sostenibilidad y la cercanía lo ecologistas alegando el sólo a favor de recrecer Yesa a cota máxima. Un depredador es lo que es.
YESA NO